<··· Volver

La nueva cara azucarera

La presentación del domingo pasado en el Pascual Guerrero dejó al Cali bien plantado ante su afición.

Los comentarios fueron inánimes. "A ese equipo ya se le ve la mano del profesor Quintabani", "el Cali está jugando más suelto, con más gracia, es más incisivo y ordenado...".

Aún no se sabe si es mera coincidencia o de verdad el nuevo esquema que montó el profesor Oscar Quintabani encontró empatía en el equipo. Lo cierto es que el Cali tiene otro filin, juega a un ritmo muy diferente al equipo de principio de año.

Hay varios puntos claves que han marcado el sustancial cambio de actitud y de resultados que ya se comienzan a evidenciar en la tabla de posiciones.

El equipo se siente respaldado por su arquero Darío Sala. Es otro aire. El cuarteto posterior juega más reposado y se ve fresco. Conde y Mosquera se han posicionado como centrales y en cinco partidos sólo han permitido dos goles.

La sobriedad del Cali también pasa por el medio campo. 'Carepa' Gaviria está rindiendo y Rivas, que es la cuota de juventud, ha asimilado la oportunidad que le ha brindado el cuerpo técnico.

Como no ocurre en la mayoría de los equipos del rentado nacional, el sub 19 del Cali se 'pone' solito en la titular. El 'pelao' Carrillo, a sus 16 años, se muestra como una verdadera revelación en el equipo de Quintabani.

El mismo técnico verdiblanco lo manifestó el pasado domingo, luego de la goleada ante el Pereira: "Carrillo va muy bien. Está aprovechando cada minuto que le doy.

Realmente, en el clásico contra América me dio pena sacarlo porque merecía seguir jugando. Ante el Pereira demostró cosas interesantes y estuvo cerca del gol y por eso jugó 45 minutos".

Sobre Léider Preciado se aprecia a un jugador que cada día progresa. Lo mejor es que ya marcó dos goles y eso es saludable para un goleador.

En general, el Cali va carburando con su nuevo sistema y los resultados ya aparecen a la vuelta de la esquina.

Muy bien
Con lo demostrado ante el Pereira y los evidentes progresos en cada partido, Elkin Murillo y Giovanni Hernández son harina de otro costal en el Cali. El criticado Murillo de principio de año ha dado un vuelco en su rendimiento deportivo y hoy es un jugador desequilibrante, potente, de toda la cancha.

Murillo arma, toca de primera, asiste a sus compañeros para marcar goles y cuando se lo propone hace la diferencia con golazos como el tercero que le hizo al Pereira.

Pero Murillo sin Giovanni estaría chueco. 'El Príncipe' es el alma de equipo. Por sus piernas pasan casi todos los balones de ataque y con Murillo, su mejor socio, viene haciendo locuras ante sus rivales. Hernández-Murillo se saben de memoria el repertorio y lo aplican y lo hacen eficiente antes sus rivales.

En sorteo realizado en la sede de la Dimayor, quedó definido el calendario de los cuadrangulares de la Copa Mustang I.


Fuente: Diario El País - Agosto 7 de 2002

<··· Volver