*HOMENAJE AL FUTBOL PERUANO 
Héctor Chumpitaz y Teófilo Cubillas
 
De Alianza Lima, Teófilo Cubillas. De Universitario, Héctor Chumpitaz. Los dos jugadores símbolo de la Selección Peruana fueron condecorados y desgranan los recuerdos de sus brillantes carreras.
El motivo, que siempre lo hay, fue el 75º Aniversario de la Federación Peruana. El honor de compartir una mesa con Héctor Chumpitaz y Teófilo Cubillas nos permitió conocer en persona la humildad y la sencillez de dos auténticos grandes.
Hacia fines de los años 60 y comienzos de los 70, el Perú dio al fútbol una generación excepcional de jugadores. En un momento que resultó brillante para el fútbol mundial, donde reinaban Pelé y Cruyff, Jairzinho y Beckenbauer, Kempes y Fillol, Gianni Rivera y George Best, apareció en Lima una pléyade de fenómenos. Entonces fue posible admirar la potencia de Perico León; la elegancia inigualada del zaguero Julio Meléndez; el dominio increíble de César Cueto (para muchos, su manejo del balón fue superior al de Maradona); la clase del caudillo José Velázquez ("Don José"); el dribbling infernal del Cholo Sotil, capaz de gambetear tres hombres en un bordecito del área chica; el desparpajo de Roberto Challe; a ese gran puntero que fue Juan Carlos Oblitas, hoy entrenador de la Selección; los goles  de Cachito Ramírez. Y quedan otros fenómenales punteros diestros como Julio Baylon, Gerónimo "Patrulla" Barbadillo y Juan José Muñante.
De entre todos ellos, sin embargo, surgió nítida la figura de dos hombres, convertidos con el tiempo en símbolo de todos ellos. Héctor Chumpitaz, el Gran Capitán, y el Nene Cubillas, el crack de todos. Figura máxima de Universitario, el primero. Idolo de Alianza Lima, el segundo. Defensor uno, atacante el otro. Ambos fueron condecorados hace unos días por la Confederación Sudamericana de Fútbol en mérito a sus hazañas deportivas. Con ellos compartimos la inolvidable velada en que fueron distinguidos. Nos admiramos de su modestia, de su paz, de sus sonrisas serenas.
EL GENIO DE CUBILLAS
A los 48 años de veras que impresiona  por su excepcional estado físico y su  look juvenil. Le comentamos que está para entrar a una cancha. "Parece,  sólo parece", dice mientras sonríe.  Siempre sonríe a boca llena con unos  dientes blanquísimos y angelicales en  su eterna cara de niño. "Esta se la  llevo a mis hijos", comentó el Nene, mostrando el impactante medallón estrellado. Cubillas vive desde hace  dieciocho años en Fort Lauderdale, adonde llegó en 1979 para jugar en los Strikers, en el que fue la gran estrella  por encima del alemán Gerd Muller y del inglés Best. "En estos dieciocho años  volví más de doscientas veces a Lima. Nunca estuve siquiera un mes sin regresar", cuenta orgulloso. Recordó su debut , aún con 16 años, en 1966, junto a Perico León y Pitín Zegarra. Esa misma temporada fue goleador  peruano con 26 tantos. Un hecho extraordinario.
Memora con nitidez el día de su debut en Primera. "Me faltaba menos de un  mes para cumplir 17 años, perdimos 2-1 con el Miguel Grau. Al domingo  siguiente, en Lima, ganamos 3-1 al Alfonso Ugarte y convertí mis dos primeros  goles".
Christian (21 años) y Teófilo junior (19) juegan fútbol. "Y muy bien", asegura  el Nene. "Ambos están becados por el fútbol en la Universidad, pero tenemos  un trato: sólo se harán profesionales después de graduarse. Mi padre me dejó jugar con la condición de que estudiara. Y cumplí: me recibí de contador  público".
Le brillaron los ojos al  evocar los tres Mundiales en  los que fue gran figura y en  los que marcó 10 goles.  "Gané el Botín de Plata en   Argentina '78, el de oro me   lo sacó Kempes en la final, faltando unos minutos. Ese y el de haber sido elegido el mejor futbolista de América en 1972 son mis mejores recuerdos. En esa época había en este continente auténticos monstruos del fútbol".  Estuvo más de dos horas autografiando el libro de los 75 años de la  Federación Peruana que se obsequió en la fiesta. Y dejó una frase llena de añoranzas: "Si tuviera otra vida, volvería a escoger a Perú para nacer, Alianza como club y el fútbol como profesión..."
LA FUERZA DE CHUMPITAZ
Es de esos individuos que parece no necesitar hablar. Introvertido, sereno, agradecido por todas las atenciones que le dispensan, como si no las mereciera. Es absolutamente emocionante ver que doscientos, trescientos invitados a la cena de gala
 de la FPF le llevan su libro para que se los dedique y Héctor Chumpitaz, tomándose el debido tiempo para cada uno, los firma con una frase cariñosa.  La gente sabe que le debe muchas de sus más grandes alegrías ciudadanas a este hombre que con bravura, con amor y con clase llevó la cinta de capitán de la Selección Peruana de los grandes tiempos.
Con la modestia de la gente simple, Héctor Chumpitaz, miembro del Club de los Cien de la FIFA por haber jugado 106 encuentros internacionales con su selección, el de los goles impresionantes de zurda, recuerda su tarde cumbre.  "Fue una de 1969 en que vencimos a Argentina 1 a 0. Perico León marcó el gol, la jugada fue mía. Ese tarde jugué tanto que la gente entró al campo y me sacó en andas. !Cuánta emoción!".
Se apoya en todo momento en su esposa María Esther Dulanto. Relata su trayectoria, su vida. Cuenta que trabaja en las divisiones inferiores de la "U", que tiene una academia de fútbol y es técnico de un equipo femenino: "Seguros La Fénix". Está orgulloso de su familia, de su hijo menor, Dante Eduardo (25 años), que juega en su mismo puesto -zaguero central- en la primera división del Cienciano, de Perú.
Habla del fútbol de hoy; lo ve tan cambiado. "Hay demasiado dinero en juego", se lamenta."Y los jugadores jóvenes se hacen famosos y millonarios apenas aparecen. Eso no es bueno. Primero hay que demostrar, hay que defender la camiseta con honor, hay que ganar mucho y recién después lograr el reconocimiento y todo lo demás".
Dice ser feliz. Uno de sus cinco nietos, Héctor Chumpitaz Ikeda, ha resultado goleador y mejor jugador juvenil actuando para el AELU, club de la colectividad japonesa de Lima. No puede olvidar los 13 goles, casi todos de tiro libre y de cabeza, que marcó en la temporada de 1969. Muchos para un zaguero. Y la libertadores de 1967, con Universitario. "En 48 horas vencimos a Racing Club y a River Plate, dos notables equipos argentinos".
Le proponemos un trato imaginario:
  -Un millón de dólares a cambio de aquella tarde. Un millón en la mano, pero aquel día desaparece de tu vida y de tu memoria.
 -No acepto. Aquello no lo cambio ni por todo el oro de este mundo. Es mío para siempre.
 !Qué bello escuchar esas palabras!
     
 Héctor Chumpitaz  
 Nacimiento:  
 12.4.43, Cañete, Perú 
 Clubes: 
 1963 Unidad Vecinal Nº 3 (2da. División), 
 1964-65 Deportivo Municipal, 
 1966-75  Universitario, 1976 Atlas (México), 
 1977-84  Sporting Cristal. 
 Selección Nacional:  
 106 partidos entre 1964 y 1982. Mundialista 
 en 1970 y 1978. 
 Títulos:  
 Campeón Peruano en 1966-67-69-71-74 (con 
 Universitario) y 1979-80-83 (con Sporting 
 Cristal), Copa América 1975.
 Teófilo Cubillas  
 Nacimiento:  
  8.3.49, Lima, Perú 
 Clubes: 
 1966-72 Alianza Lima, 
 1973 Base (Suiza), 
 1974-76 Porto (Portugal), 
 1977-78 Alianza  Lima, 
 1979 Strikers (Estados Unidos), 
 1987 Alianza Lima. 
 Selección Nacional:  
  1968-82. Mundialista en 1970, 1978 y 1982. 
 Títulos:  
 Campeón Peruano 1977-78, 
 Copa América 1975.
 *Publicado en CONMEBOL Net