ZARAGOZA 2
Yarza, Irusquieta, Santamaría, Reija, Pais, Violeta, Canario, Santos, Marcelino, Villa, Lapetra.

ATH BILBAO 0
Iríbar, Zugazaga, Zorriqueta, Senarriaga, Larrauri, Uriarte, Arieta II, Aguirre, Argoitia, Rojo, Lavín.

Arbitro: Birigay.

Goles:
1-0 (m 26): Villa.
2-0 (m 40): Lapetra.

EPILOGO DE LOS MAGNIFICOS

(29-45-66, SANTIAGO BERNABEU)

El Zaragoza llegaba por cuarta vez consecutiva a una final copera en la que fue la última gran temporada de los Magníficos, formación que se disolvió definitivamente un año después tras una aceptable clasificación liguera.
Pero en aquel momento estaba en su apogeo la escuadra que protagonizó la etapa de mayor hegemonía en el torneo copero. En semifinales se había deshecho del Barcelona, y se presentó en Madrid en franca inferioridad en cuanto a apoyo de aficionados (unos 2000 por 20000 bilbaínos), pero con la firme convicción de que la Copa sería suya.
Los pronósticos se cumplieron. Un juego que desde el primer momento desarboló a los contrarios propiciaba múltiples ocasiones que convirtieron a Iríbar en el indiscutible protagonista de los vascos. A partir de entonces comenzó a forjarse la leyenda del que durante tantos años fue el indiscutible guardameta de la selección. En dos de estas oportunidades , Villa y Lapetra dejaron sentenciado el encuentro antes del descanso, tras cuya continuación la tónica fue la misma. Según rezan las crónicas, el marcador final no refleja la enorme superioridad demostrada por los Magníficos, y el resto del equipo, que dejaron aquel encuentro como uno de sus grandes legados en el que sería el último trofeo conquistado en una gloriosa época de la historia del club aragonés.