Picture

Picture

Como si fuera ayer

 Principal   Clasificación a México 70: El Bocón   Clasificación a México 70: Ojo

Principal

Agradecimientos

Historia

Fundación: 1927

Primer Campeonato:1935

Juegos Olímpicos de Berlín 1936

Invictos Otra Vez: 1937

Título Inesperado: 1942

Primer Campeón Profesional: 1951

Georgiades y Calderón en 1958

Los 60 y 70:
Isaac Lastres y la Barra Vamos Boys
Walter Daga
El SubCampeonato de 1976
Mariano Loo

"Cachito" Ramírez
Fotos de Cachito
La Clasificación al Mundial 1970
El Bocón
Cambio
Ojo
Cubillas Recuerda
Chumpitaz Recuerda

Con el Oso, un Chacal y el Pato en el '84

La Campaña del Retorno: 1989

Subcampeonato en 1990

Himno

Conexiones

Campeones Peruanos

El Boys en la
Copa Libertadores
de América

Descentralizado 1998
Apertura 1998
Tabla de Posiciones Final del Apertura 1998

Clausura 1998
Los 6 del Callao y Lima
Los 6 de Provincias

Tabla de Posiciones Final Clausura 1998

La Lista Electrónica del Sport Boys

.

 

HOY SE RECUERDA HAZAÑA DE HACE 3 DÉCADAS QUE LOGRÓ LA CLASIFICACIÓN PERUANA PARA MÉXICO '70 EN LA "BOMBONERA"

Realmente es como si fuese ayer. Un 31 de agosto de 1969, hace exactamente 30 años, el fútbol peruano vivió la jornada más hermosa que nos ha tocado experimentar, porque aquel lejano pero inolvidable día nuestro balompié escribió, en la temible "Bombonera" el capítulo final de una historia que tuvo un epílogo feliz: le empatamos a los argentinos en su casa 2 a 2 . Y así nos clasificamos por derecho propio al Mundial de México 70.

En esos últimos días del mes de agosto de 1969, el tiempo corría más rápido que nunca. Un ómnibus cayó a un abismo en la carretera Tarma-San Ramón y fallecieron treinta y siete personas. El país era gobernado por la Junta Militar del general Juan Velasco Alvarado.

Un disparo puso en peligro la vida del presidente venezolano Rafael Caldera y, en El Cairo, Egipto, el Ballet de Londres hizo una espectacular aparición bailando frente a las pirámides de los faraones.

En Lima, la gente deliraba con las series televisivas de Los Intocables y Hawai 5-0; en el Embassy debutaba con éxito la cantante chilena Giannina; y en la puerta del cine Metro se formaban largas colas para ver la comedia italiana "El médico de la Mutual". En el fútbol local, el Mariscal Sucre andaba solitario en la punta por el ascenso a Primera División, y todos los ojos estaban puestos en el partido de la selección por la clasificación al Mundial de México '70.

En la concentración del Boca Juniors, en La Candela, a cuarenta kilómetros de Buenos Aires, Oswaldo Ramírez esperaba impaciente su debut internacional con la camiseta de la selección de mayores. En quinto de primaria lo habían bautizado como "Cachito", por el jugador Alberto Ramírez, que también era delantero y goleador, al que le llamaban así por el peculiar rulito que le caía sobre la frente.

 

GRANDE, "CACHITO"

A los 21 años era veloz y ligero como una pluma. Como un presagio de lo que sucedería aquella tarde inolvidable de la "Bombonera", en el entrenamiento previo al partido contra los argentinos le había anotado 2 goles, en el mismo arco que da a tribuna sur, al portero suplente Dimas Zegarra. Era la primera vez que pisaba suelo argentino.

EL SACERDOTE

Nicolás Fuentes, Héctor Chumpitaz y el portero Luis Rubiños se acercaron al técnico brasileño, Didí, para hacerle llegar un pedido de todo el plantel de jugadores: querían escuchar misa antes de partir a la cancha de la "Bombonera". Salir de la concentración con el clima hostil que se vivía en las calles bonaerenses significaba un dolor de cabeza para el técnico. Entonces, Didí decidió traer un sacerdote a La Candela, ubicada en la ciudad de San Justo, y el domingo 31 de

agosto por la mañana se celebró la misa.

El cura vestía una sotana de color blanco y era hincha a muerte del Boca Juniors. En medio del sermón hizo la siguiente confesión: "Tengo 25 años como sacerdote y nunca había consagrado el pan y el vino en el club de mis amores, pero siempre hay una primera vez para todo en la vida".Cuando "Cachito" se acercó a recibir la comunión, el padre le dijo en voz baja: "Pibe, ¿sos vos el que debuta este domingo?"

-Sí, padre, contestó "Cachito" muy educado.

-Entonces, tenés que saber que el que te va a marcar es nada menos que Gallo, el defensor del Boca, así que tenés que andar con mucho cuidado, pibe."

-Bueno, padre, sepa usted también que a los gallos me los he comido siempre, y con cresta y todo, así que no se preocupe por mí, replicó "Cachito" con una mueca de risa.

Después de los dos golazos, la euforia y la alegría de la clasificación al Mundial de México, el primero en llegar al camarín peruano fue el sacerdote hincha de Boca, el mismo que se acercó a "Cachito" para darle un fuerte abrazo por su brillante actuación en aquella tarde.

Ahora tiene 52 años, es padre de tres hijos y Oswaldo Ramírez cuenta con sus palabras los instantes más felices de ese inolvidable 31 de agosto de 1969. Treinta años después, "Cachito" vuelve a vivir una tarde de gloria.-El recuerdo más vívido que tengo de los momentos previos al partido, es del instante en que el señor Javier Aramburú Menchaca levantó la voz en medio del camarín, cuando algunos no habíamos terminado de cambiarnos y gritó:

"Mano al pecho, carajo, vamos a cantar el Himno Nacional". Nunca un dirigente fue tan capaz como ese señor. Cantamos el Himno con todas nuestras fuerzas y eso nos motivó mucho para salir a jugar contra los argentinos, en una "Bombonera" de Boca que estallaba. Cantar el Himno fue lo mejor, y la sensación que tengo ahora, trayendo a la memoria ese instante, es la misma de hace treinta años. Nos sacó de la encrucijada que uno siente antes de salir a la cancha en un partido como ése, que era de vida o muerte. Yo me sentí liberado, se me hinchó el pecho de orgullo y ese día jugué uno de los mejores partidos de mi vida.

EL REEMPLAZÓ

-Yo fui titular ante Argentina porque Alberto Gallardo estaba lesionado. Los argentinos pensaban que Gallardo jugaba de todas maneras. Incluso, cuando Alberto bajó del avión, en el aeropuerto de Ezeiza, caminaba con la ayuda de un bastón, pero los argentinos estaban seguros que todo era un engaño, un cuento de Didí para desestabilizarlos. Me convocaron a la selección porque en 1968 salí goleador absoluto del Campeonato Nacional. Dos años antes había debutado con la camiseta del Sport Boys en el primer Torneo Descentralizado; y antes de viajar a Argentina sólo había jugado un partido amistoso ante México, que terminó empatado 3 a 3. Esa tarde me dieron la camiseta número 22 y desde aquel día fue mi número de la suerte.

-Antes del partido de la "Bombonera", la gente no me quería ver ni en pintura. Alberto Gallardo y yo tuvimos muchos inconvenientes porque el público quería ver a todos los jugadores, menos a nosotros dos.

 

LOS CRITICARON

A mí me acusaban de no poner todo lo que había que poner en la cancha, y a Alberto lo criticaban por sus remates desviados que se iban por los cielos. Entonces, no nos quedó otra alternativa que protegernos entre los dos.

-Hicimos un pacto de amistad, y cada vez que a uno le tocaba salir como titular, el otro, mentalmente desde el banco, tenía que anotar todos los aciertos y errores del compañero para poder luego corregir los defectos.

Era una manera inteligente de mejorar; ese día me tocó jugar a mí y pude darle una alegría inolvidable a todo el pueblo peruano.

-Antes de salir a la cancha, Didí nos dijo a Perico León, Julio Baylón, al "Nene" Cubillas y a mí, que juguemos 15 minutos en puestos diferentes. Por eso, cuando empezó el partido el "Nene" arrancó de centro delantero, Perico de volante y Baylón y yo nos cambiamos de punta. Yo jugué de puntero derecho y Julio de puntero izquierdo. Y fue el mismo Gallardo quien le dijo a Didí que yo debía ser el titular contra los argentinos. Necesitábamos jugar al contragolpe y yo reunía las características ideales por mi velocidad.

LOS GOLES

-Si me dan a escoger entre los dos goles que hice aquella tarde, con sinceridad me quedo con los dos, porque ambos me hicieron muy feliz y los grité igual de fuerte. Después del partido recibí dos telegramas. Uno era del Alcalde del Callao y el otro del Arzobispo del Callao. Yo vivía en ese entonces en Santa Marina y ambos decían lo mismo: °No te imaginas el carnaval y la fiesta que es el Callao en este momento. Se está saliendo el mar de tanta felicidad!

El pelotazo de Roberto Challe

 

CON BALONAZO A RULLI EN LA CABEZA AGARRAMOS MORAL

Para muchos, Roberto Challe fue el gran artífice de la clasificación. La imagen del pelotazo a la cabeza del argentino Rulli quedará grabada para siempre en la historia de nuestro balompié. Con esa picardía e irreverencia, que sólo tienen los grandes, el "Niño Terrible" hizo su travesura más genial y le faltó el respeto a los argentinos en su propia casa.

"Nosotros nos divertíamos en la cancha y ellos estaban muy tensos porque desde las tribunas los presionaban demasiado. Yo estaba en el mejor momento de mi carrera y me salió la criollada, ese toque de picardía que a veces se necesita para ganar los partidos".

El duelo entre Challe y el argentino Rulli venía de mucho tiempo atrás. Se habían visto las caras por primera vez en 1967, cuando Universitario le ganó a Racing y a River en 48 horas, y clasificó a la final de la Copa Libertadores. Rulli jugaba para la Academia y había molido a patadas al volante merengue, que esa noche se dio el lujo de anotar el gol del triunfo de la "U".

 Principal   Clasificación a México 70: El Bocón   Clasificación a México 70: Ojo