Picture

Picture

Deporte

Puntero mentiroso

Desde CHIMBOTE

Hasta qué punto puede medir este empate del Boys ante Pesquero la opción al título. O el cero a cero tiene un sabor amargo en los labios de los hinchas rosados porque la ventaja numérica se acorta en cada fecha. A tan sólo dos puntos de Cristal, el cuadro de César "Chalaca" Gonzales logra mantenerse como líder del torneo Clausura. Más por las irregularidades de sus rivales que por los propios méritos que debe tener un protagonista al campeonato.

Ese el precio que se paga por sus notorios altibajos. En el torneo y en el partido con Pesquero que fue más un aburrimiento que un deseo de traer desde Chimbote puntos de oro. Y como decía un hincha, uno no es ninguno cuando la punta comienza a apretar las emociones.

PECADOS CAPITALES. En este encuentro se descubrieron más de siete. Un partido sin ideas tácticas, sin lucimientos individuales, sin mística ganadora, con dos oncenas que se olvidaron que jugaban por valiosos puntos. Ni un acercamiento franco al gol. Más lleno de faltas y desaciertos .De errores en sus líneas de armados. Ninguno marcó la pauta ni el deseo de buscar el triunfo. Al fin y al cabo, el empate, podrán decir los rosados es un buen negocio, cosa que para Cristal puede resultar más redondo si logra sacar un valioso empate en el Cusco o continuar con esa racha triunfal.

A QUIÉN LE GANÓ. La historia de este partido pudo tener otro comentario si el uruguayo Rodríguez no fallaba el penal sobre el arco rosado de Flores. Ayer triunfó la humildad sobre la petulancia. Aquello de pretender la pose de crack terminó siendo la bronca del hincha. Inexplicable el tiro de los doce pasos del charrúa. Pretendió colocarla, y Flores fue más vivo en su arco, porque lo esperó y le adivinó el destino a la pelota para no sólo ganarse los aplausos sino también para inyectarle la motivación a su equipo.

Y EL FÚTBOL. Estuvo ausente en todas las líneas. Boys fue a buscar el "negocio" del empate. Jugó con sistema 4-4-2. Sin salirse del molde y más bien tratando de reforzarlo en un 4-5-1. Flores estuvo impecable en su arco. Huamán y Molina no arriesgaron en los arranques laterales. Salazar con Martínez Troncoso cumplieron con jugar el fútbol fácil. El despegue sin buscar el lucimiento. Valdiviezo no estuvo acertado en la creatividad. Tordoya le puso la belleza de la entrega a su juego, y Gil que no encontró un complemento ideal en Silvera que jamás se saldrá del repetitivo libreto de ser un cancerbero del mediosector. Ibarra cero en todo. En la búsqueda de la jugada de peligro y en la cuota de gol. Villanueva, a quien desde hace varias fechas se le nota un cansancio, volvió a desaparecer del juego ofensivo.

LIMITACIONES. En Pesquero sólo "Balán" Gonzales es carta de peligro. Fue el que creó la jugada del penal en ese desequilibrio que obligó a Molina poner la mano. Luego con Cipriano es un muy poco la combinación perfecta que puedan alcanzar los dos delanteros. Ader Cruz, que jugó para las tribunas, cayó en el fracaso de buscar un mano a mano con Salazar y Huamán. Perdió todo. El medio campo chimbotano no funcionó y se dedicó más al concierto de patadas que al juego vistoso. Su línea defensiva tuvo poco trabajo porque Boys no arriesgó más de la cuenta.

SE ACORTAN DISTANCIAS. Lo que resulta imposible de entender es por qué Sport Boys se desnuda cuando no es necesario, se regala temprano y tontamente, se suicida en defensa propia. Le pasó ayer en Chimbote, pero el mal no es nuevo: lo viene sufriendo desde que arrancó el torneo. O acaso ya nos olvidamos de los nueve puntos de ventaja que tuvo al inicio del Clausura. A cinco fechas de culminar el torneo son dos los puntos que lo mantienen arriba de Cristal. Y sin ser magos en el fútbol, estas ventajas matan ilusiones, o mejor digamoslo de otro modo, es como realizar un baile descalzo sobre una hoja de afeitar.

  Principal  Semana Anterior